Mis lecturas del 2013

El 2013 empezó con un muy buen regalo de Reyes: mi ahora ya imprescindible Ebook. ¡Qué gran regalo! Como filóloga y adicta a los libros, creía que el olor y el tacto de las páginas no podría ser substituido por nada. Mi visión romántica de la lectura ha quedado totalmente aplastada tras conocer este pequeño prodigio de la tecnología. Es tan práctico, tan fácil, tan cómodo, pesa tan poco, se lee tan bien, puedo tener tantos libros y tantas novedades… Así que últimamente he leído como hacía mucho que no hacía, en mis tiempos de universitaria.

Voy aprovechar esta primera entrada del año al blog para hacer un repasillo a todos los libros que he leído, y también los que he empezado y no he acabado, que tampoco han sido pocos.

Vamos allá:

  • El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson
  • Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, de Albert Espinosa
  • Como no ser una drama mamá, de Amaya Ascunce
  • La hilandera de Flandes, de Concepción Marín Albesa
  • Cincuenta sombras de Grey, de E. L. James
  • Cincuenta sombras liberadas, de E. L. James
  • El tiempo entre costuras, de María Dueñas
  • Marina, de Carlos Ruiz Zafón
  • Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell
  • Pídeme lo que quieras ahora y siempre, de Megan Maxwell
  • Pídeme lo que quieras o déjame, de Megan Maxwell
  • Sorpréndeme, de Megan Maxwell
  • La maternidad y el encuentro con la propia sombra, de Laura Gutman
  • La lección de August, de R. J. Palacio
  • Yo, mi, me, contigo, de David Safier

Libros empezados y no acabados:

  • El mundo amarillo, de Albert Espinosa
  • Las luces de septiembre, Carlos Ruiz Zafón
  • Cincuenta sombras más oscuras, de E. L. James
  • Cincuenta sombras de Gregorio, de Rossela Calabro
  • Crepúsculo, de Stephenie Meyer
  • Sexualmente, de Núria Roca
  • La reina descalza, de Ildefonso Falcones
  • Misión olvido, María Dueñas
  • Juego de tronos, de George R. R. Martin
  • Función en el colegio, Orio Vergani

¿Los deshojamos?

El abuelo que saltó por la ventana y se largó, de Jonas Jonasson: Recomendable. Libro entretenido y curioso. 

Si tú me dices ven lo dejo todo… pero dime ven, de Albert Espinosa: Bueeeeeno… pasable, nada imprescindible. Aprobado justito.

Como no ser una drama mamá, de Amaya Ascunce: De lo más divertidoo que me he leído últimamente. Y es que yo ya había leído alguna vez su blog (http://www.comonoserunadramamama.com/) así que el libro no me ha defraudado. Me encanta la frescura con la que escribe Amaya. Espero no caer en muchas de las frases de dramamamá.

La hilandera de Flandes, de Concepción Marín Albesa: Totalmente recomendable. Historia de cristianos y judíos en el Toledo de los Reyes Católicos. Es decir, muchos de los ingredientes que me gustan en una novela histórica. De lo mejorcito que me he leído el último año.

Cincuenta sombras de Grey y Cincuenta sombras liberadas, de E. L. James: Estos dos libros junto a los de la Megan Maxwell bien se merecerían toda una entrada sobre la literatura erótica para mujeres que se publica últimamente. La gran pega que tiene esta trilogía para mí es que a mí no me gusta nada el sadomasoquismo. No, a mí no me pone que ningún hombre, por muy Christian Grey y muy guaperas que sea, bajo ningún concepto, me ponga la mano encima. No le encuentro el morbo. Tampoco me gustan las chicas que pierden el juicio ante un tipo dominante, que te hace firmar un contrato de confidencialidad, que babea, que pierde totalmente su personalidad. No. No me gusta. Y me cuesta entender por qué hay tantas mujeres encantadas con este libro y que viven últimamente bajo el lema de “pon un Grey en tu vida”.

El tiempo entre costuras, de María Dueñas: Delicioso libro. Dulce. Romanticismo, historia y una prosa exquisita. Totalmente recomendable. La serie que actualmente están haciendo en A3 está muy bien adaptada.

Marina, de Carlos Ruiz Zafón: Zafón nunca me defrauda. Esta chuchería de novela la leí hace años y este curso mis alumnos la han leído. Releerla unos años después ha sido muy grato. Fantástica prosa.

Pídeme lo que quierasPídeme lo que quieras ahora y siempre y Pídeme lo que quieras o déjame y Sorpréndeme, de Megan Maxwell: Megan Maxwell ha sido mi descubrimiento de las últimas semanas del 2013. Tras haber comentado con amigas mi desagrado hacia las Cincuenta sombras de Grey, una me recomendó esta trilogía. Después de haber devorado la trilogía y haber leído el postre que supone Sorpréndeme en 4 semanas, debo decir que me ha encantado. En un principio pensé que era el contrapunto de las 50 sombras. Y en cierto modo lo es. Todo lo que no me gusta de la trilogía anterior, aquí Maxwell lo cambia para que me sea más grato. Erotismo y amor. Agilidad en la lectura. Prosa desenfadada, sin tabúes, muy buen gusto. La historia del tercer libro quizá fue la que menos me gustó, pero sirvió de puente para prendarme de Björn, el que será protagonista en la historia paralela Sorpréndeme. Si los tres primeros me encantaron, el último me dejó sin habla. Felicidades Megan.

La maternidad y el encuentro con la propia sombra, de Laura Gutman: Este libro me lo leí estando embarazada de Illya. Sublime como esta mujer hace despertar el sentido más primitivo de la maternidad. Muy recomendable para las embarazadas y futuras mamás.

La lección de August, de R. J. Palacio:Delicioso. Preciosa historia de un niño contada desde diferentes puntos de vista. Lectura fácil y conmovedora.

  • Yo, mi, me, contigo, de David Safier: Safier siempre consigue hacerme reír. Lectura muy fácil y divertida.

 

Y la sección de inacabados…

El mundo amarillo, de Albert Espinosa: Historia autobiográfica de su enfermedad. Muy bonito. Quizá algún día lo continuaré, pero habiendo muchos más libros por leer, este me causaba un poco de pereza.

Las luces de septiembre, Carlos Ruiz Zafón: Esta novela se la estaban leyendo mis alumnos de tercero de ESO cuando cogí la baja antes de nacer Illya. Como ya me lo había leído cuando tenía aproximadamente 15 años, no lo acabé. Muy recomendable, como todos los de Zafón.

Cincuenta sombras más oscuras, de E. L. James: Como ya he comentado más arriba, la historia de Christian Grey no me gusta, y menos la parte erótica. Como historia de amor deja mucho que desear. Así que, llegado a casi el final de este tercer libro, me cansé. Ya conozco la historia y puedo hablar, comentar y rebatir con quien hayan leído la trilogía. Nada más que comentar.

Cincuenta sombras de Gregorio, de Rossela Calabro: En España (y supongo que en general en la vida real) no existen Christian Greys. Existen Gregorios. Una curiosa crítica de la famosa trilogía; ha intentado sacar partido riéndose de una novela popular. Para mi gusto, con un par de capítulos es suficiente. No aporta demasiado.

Crepúsculo, de Stephenie Meyer: Muchos se sorprenderán de que aparezca esta novela entre los libros que al menos he empezado a leerme. Y tiene una razón de ser. Lo mismo que he hecho con las 50 sombras, me gusta conocer lo que critico. Siempre me he reído de estos vampiros adolescentes con piel brillante que van al instituto. Sé que este tipo de novela vuelve locas a mis alumnas adolescentes. ¿Verdad Laia, Aina…? Pues bien, siempre me dije que algún día trataría de leérmelo para poder opinar con razón de ser. Y no, no puedo con él. No me gusta. Ratifico todo lo que pensaba. A veces, los prejuicios no van tan desencaminados. Lo siento chicas.

Sexualmente, de Núria Roca: Libro de monólogos de la presentadora en la que trata diferentes aspectos sobre sexualidad. Están bien, pasables. He leído unos cuantos, pero habiendo tanto por leer no me merecía la pena continuar.

La reina descalza, de Ildefonso Falcones: Con esta novela me ha pasado algo curioso. No dudo que me gustará tanto como La catedral del Mar, del mismo autor. Pero ya sea por el momento de mi vida en que lo he empezado, por no haberle podido dedicar demasiado tiempo o vete tú a saber qué, no me ha enganchado. He intentado en varias ocasiones de seguir, pero no hay manera. No me engancha, y así a mí no me gusta leer.

Misión olvido, de María Dueñas: Al igual que con el anterior libro comentado, Misión olvido no me ha acabado de enganchar. Lo tengo pendiente, no tiro la toalla.

Juego de tronos, de George R. R. Martin y Función en el colegio, Orio Vergani: Son los libros con los que he acabado el 2013 y empiezo el 2014. Ya veremos cómo progresan. Quizá os sorprenda que esté liada con dos libros. Soy así, siempre suelo tener al menos dos libros empezados a la misma vez.

Anuncios

4 comments

  1. Estoy bastante de acuerdo con tus críticas literarias, aunque si te soy sincera, la trilogia de Christian Gray es bastante aburrida en general, Si tu me dices ven lo dejo todo…pero dime ven, para mi fue bastante insípido, la verdad. Y, es cierto, no los he leído todos, pero seguramente leeré alguno de éstos que dices que están bien. Gracias por las recomendaciones.

    1. Ana, gracias a ti por dedicar un ratito de tu tiempo a leer mi blog.
      Sin duda creo que vamos a compartir muchas lecturas juntas.
      Un besote.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s