Atardecer en la playa

Hoy he estado en la playa, por la tarde, recargando pilas. Me gusta el primer día de playa de la temporada: es un baño purificador, y después, estar en contacto con la arena, con los rayos del sol calentando en mi espalda, con los ojos cerrados y escuchando la brisa y las olas del mar. El rumor de los niños divirtiéndose y el olor a salitre. Me gusta. Y más si es al atardecer… Ver como poco a poco el sol se va alejando y colorea el cielo de anaranjado…

Pero hoy, mientras cumplía mi ritual de cada año, he sentido una sensación muy diferente. Algunos pensamientos han venido a mi mente mientras veía a mis dos tesoros haciendo una gran fortaleza de arena en la orilla. Cómo han cambiado las cosas. Recuerdo perfectamente cuando iba a la playa con mis padres. Yo también hacía castillitos de arena, corría por la orilla, pisaba las toallas de los demás mientras jugaba al pilla-pilla con mi hermana, y siempre había gente tomando el sol, gente aburrida, según yo pensaba. ¿Cómo podían estar en la playa sin jugar, tostándose al sol?

Después llegó la época en la que ya podía ir sola con mis amigos a la playa. No nos podía faltar la nevera portatil bien llena y el radio-cassete con la cinta de los Maiden. No nos ponían demasiada buena cara los de alrededor… Llegábamos de negro riguroso y con ganas de pasarlo genial. Jugar con las palas, a futbol, a volei… música de la buena y buena compañía.

Empezó la universidad y algunas cosas cambiaron también. Entonces fue cuando llegó el momento de estar en la playa torrándome, con un libro, y un escueto chapuzón. Eso era suficiente para pasar una agradable tarde.

Pero desde el 2010 las cosas cambiaron. El primer baño del 2010 fue con un barrigón enorme. Mi chiquitín estaba a punto de nacer. Aquel día supe que nunca más ir a la playa sería igual. De hecho, no sólo el ir a la playa, nada o casi nada es igual. Ser madre cambia la vida. Tus propias preocupaciones pasan a segundo plano y esa pequeña personita pasa a ser tu centro de atención. Para nada me estoy quejando, me encanta ser madre. Es lo mejor que me ha pasado nunca. No entiendo cómo puede haber madres que no aman a sus hijos y no los tratan como merecen. Es un sentimiento instintivo, animal, visceral, superior a cualquier cosa.

Miras a tu chiquitín a los ojos y ves tu propia infancia en ellos. Y eso te lleva a pensar también en cómo será su niñez, su adolescencia, su adultez… Imaginar su adolescencia asusta, al menos a mí. Cada año me entrevisto con muchos padres de adolescentes y veo sus preocupaciones. A veces con razón. Eso me hace recordar también mi adolescencia. No considero que fuese una adolescencia dura ni mucho menos, y tampoco creo que se lo hiciera pasar demasiado mal a mis padres. Pero sí tengo que admitir que es una época de altibajos constantes. Los sentimientos se precipitan como en una montaña rusa y una sensación de vértigo te invade.

Recuerdo mis años de instituto y la banda sonora que los acompañó. Estos días algunas de esas canciones vienen a mis oídos y me hacen recordar imágenes y olores de aquellos días. Momentos buenos y momentos malos. Para ello está la música, ¿no? Para acompañarnos en todos aquellos momentos. Me decían que la música heavy sería algo pasajero, que me acabaría cansando de ella… qué gran error, cuán equivocados estaban. A punto de cumplir los 30 y todavía es la banda sonora que suena en la película de mi vida.

Deben de ser los sentimientos que en los últimos días llevo a flor de piel, los recuerdos y la música lo que me ha llevado a formar este cóctel de sensaciones que ha explosionado esta tarde en la playa, viendo atardecer, viendo a mis amores jugar en la orilla, viéndome a mí jugar en la playa con mi padre…

Anuncios

One comment

  1. Como nos abre la herida o nos traslada a los bonitos momentos d nuestro pasado esto de tener un hijo…. es cuando te das cuenta de lo rapido q pasa la vida…y como hay q saborearla! Genial entrada en el blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s