Beverly Hills no es Gracia

Feliz día de Sant Jordi.

La Diada de Sant Jordi es un día que supongo que a cualquier filólogo le gusta. Cuando era estudiante además era día de fiesta en la facultad, por lo que podía ir a las Ramblas de Barcelona y pasar horas y horas ojeando y hojeando novelas, en medio de millones de personas, con aroma de rosas de invernadero. Estamos a 2012 y la perspectiva de la Diada ha cambiado un poquito. Cambiaré Barcelona por la Plaza Cal Font, que quieras que no, no tiene el mismo encanto. Eso sí, el olor a rosas de invernadero será el mismo. Iré con el pequeño Ahren, y seguro que no podré entretenerme ni siquiera a asomarme a las paradas de libros. Quizá volvamos a casa con el cuento de la Caperucita Roja o Los 3 cerditos. Quieras que no, las cosas cambian.

Una novedad respecto a años anteriores, es la semana de acontecimientos literarios que ya llevo. El día 13 de abrilcontamos en el instituto con la presencia de Rosa Navarro Durán. Creo que puedo decir en nombre de todos los que la escuchamos, que fue un inmenso placer. Volví a transportarme a años atrás al aula 113 de la Facultad de Filología, a sus interesantes clases en las que nos deslumbraba con su descubrimiento: Alfonso de Valdés es el autor de El Lazarillo de Tormes.

Y para acabar de rematar el ambiente literario, ayer fuimos al Palau de la Música Catalana a escuchar en directo la entrevista entre Carlos Ruiz Zafón y Andreu Buenafuente. Qué decir del acto: genial.

Llegamos por los pelos. Tuvimos que dar una buena carrera para estar a las 12 en punto en la puerta del Palau. Podría decir que fue una entrevista de vértigo, ya que estábamos en el segundo piso y casi necesitábamos prismáticos para verles las caras. Eso sí, de escucharse, se escuchaba de maravilla.

Se trataron diferentes temas, y no solo literarios. Literatura y humor, todo en uno. La lengua mordaz de Buenafuente y la lengua literaria de Ruiz Zafón.

Una de las cosas que siguen sorprendiéndome como de una cabeza que pesa aproximadamente 5 kilos y que en apariencia es bastante similar al del resto de la especie humana, pueden surgir historias como las que retrata Zafón en sus novelas. Y lo que más me sorprende es el engranaje que crea respecto a ellas. Y lo que me sorprende aún más, es que además de crear historias increibles, con una arquitectura de infarto, además componga música en sus ratos libres y nos obsequien con el CD de las canciones que ambientan sus novelas. Sin palabras. Tuvimos el honor de escucharlo también. Por suerte, a diferencia de lo que dijo Pau Casals, el piano sí les cupo por la puerta.

El proceso de creación de una novela es algo que también me ha inquietado siempre. ¿Cómo se crea una novela? Carlos explicó que él escribe desde su estudio de Beverly Hills, que como muy bien apostilló Buenafuente, no es lo mismo que tener un apartamento en el Barrio de Gracia. Allí dispone de un escritorio, ordenador, montones de papeles, y un piano. Allí plasma todo lo que tiene en la cabeza en ideas, esquemas, borradores, páginas, capítulos, novelas… Tiene la suerte de poderse dedicar en exclusiva a la literatura, su trabajo es escribir. ¡Y de qué manera!

Asistir a actos así me hace remover ciertas espinitas que tengo clavadas. No recuerdo desde cuando me gusta escribir, pero hace ya unos cuantos años lo hacía muy a menudo y tenía el sueño de que algún día escribiría una novela que publicaría. Ese sueño se esfumó en un momento muy concreto de mi vida: cuando en la facultad empecé a conocer grandes escritores. Mis ganas de escribir y publicar se frustraron, mi inspiración se esfumó. Comprendí que no todo el mundo puede escribir una novela, una buena novela, y que para escribir una novela que a nadie le va interesar, de la cual van a leer 5 páginas y van abandonar, no valía la pena. Y fue por ello que abandoné por completo de escritura. En mi mente tengo una protonovela, unas ideas de cómo me gustaría que fuera, qué título, algunos personajes, y una historia más o menos clara. Sergi me ha animado muchísimas veces a seguir, a perseguir mi sueño, y quizá ahora ha llegado el momento de ponerme manos a la obra. Quizá no escribiré una novela de manera inmediata, tampoco tengo tiempo para ello, pero sí que estoy dando el primer paso. Al menos empiezo a escribir un blog. Algo es algo. Tiempo al tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s